Sólo sé que sigo sin saber nada

jueves, octubre 01, 2009

Dos post por el precio de uno

Post 1

Cuando éramos niños nuestros padres nos contaban que muy muy lejos... existía un hombre con barba y corazón piadoso. Ese hombre nos observaba todo el año y sabía tan bien como nosotros mismos cuando nos portábamos mal y cuando nos portábamos bien. A los niños buenos los tenía en una lista y a los malos en otra. Los primeros recibían regalos, los segundos carbón.

Luego crecimos y a algunos nos desvelaron que aquella historia era, como ya empezábamos a sospechar, una astucia encaminada a que nos portásemos mejor. Otros, más avispados, se dieron cuenta por si mismos de que no estaban siendo espiados por ningún gordito bonachón (qué alivio) y de que portarse bien es una elección libre. Portarse bien por tener un escalextric no es ser bueno, es comerciar.

Ya está. Hasta aquí el post.

Post 2

Ah y no es habitual que yo esté en Francia, ni es habitual que un francés tire un libro a una papelera, pero el otro día coincidieron estos dos hechos en el tiempo y el espacio.

El libro lanzado con desgana a la papelera era la Biblia (O más concretamente “La Bible”) todo un discurso que define el despertar del hombre en el más sencillo de los gestos.

Foto al canto.

2 Comments:

  • Qué bonito gesto, si lo hicieramos todos a la vez...

    By Anonymous pableton, at 10:57 a. m.  

  • Discrepo. La Biblia hay que leerla, al menos los evangelios. Y, lo que es más difícil, entenderla (o entenderlos).

    By Blogger Álvaro, at 9:20 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home